Skip to content

NOTICIAS

TOKIO 2020

3

12

-

DIPLOMAS

6

“Definitivamente estoy sin palabras”, dijo Vanessa mientras abrazaba al presidente Morán (que está próximo a terminar su periodo) en señal de agradecimiento por su gestión. “Personas como usted es que el deporte necesita, que trabajan bien y por el bienestar del deportista desde el principio hasta el final, me voy super contenta y agradecida, y lo voy a recalcar se me han cerrado muchas puertas muchas veces, pero yo vine acá (COE) por primera vez y de una se me aprobó el proyecto… Si ustedes vieran a mis niños las necesidades que ellos tienen, son afrodescendientes… Yo me identifico con ellos”, hizo una pausa pues las lágrimas de felicidad no la dejaban completar la frase… Fue un momento muy emotivo.

En mayo del 2021 la judoca presentó al COE un proyecto que venía idealizando ya desde hace algún tiempo. Con los ahorros de su bono deportivo pudo adquirir un lugar donde funcionará la escuela formativa "Elite Judo", en el barrio Azaya, en su natal Imbabura.

“Yo he venido tocando puertas, primero encontré la puerta de la Federación Ecuatoriana de Judo que es mi casa, en donde hice la solicitud de un tatami, y sin dudarlo ellos me lo otorgaron. Quise ir un poco más y tomé la decisión de acercarme al COE; en mayo aproximadamente presenté mi proyecto y el abogado (Morán) sin dudarlo, como conoce la trayectoria deportiva, él sabe que en las comunidades, en los pueblos, hay deportistas de talento, es cuestión solo de apoyar… Se me otorgó la aprobación de mi proyecto y él me prometió que después de los Juegos Olímpicos se me iba a hacer la entrega y hoy se está cumpliendo…”, contó Vanessa.

Chalá, quien ha participado en múltiples torneos internacionales, es bicampeona panamericana y la primera ecuatoriana medallista de un Grand Slam de judo, quiere vincular a los niños y jóvenes al hermoso mundo del deporte y sus valores.

“Solo quisiera que dos o tres de mis niños vivan lo que yo viví… A los jóvenes quiero darles esa oportunidad de corregir su vida para que ayuden a su familia a través del deporte”.

La donación del COE se compone de más de 90 implementos deportivos entre barras de entrenamiento, discos, soportes de sentadillas, sacos de boxeo, cuerdas, pelotas, mancuernas, balones, entre otros accesorios de gimnasio para la preparación física.

“Cuando vi todo esto se me vino a la mente la carita de mis niños, porque ellos solo al ver una pelota nueva se emocionan… Pienso que con estos implementos voy a formar campeones, estoy segura voy a preparar grandes deportistas y eso es lo que quiero, que la juventud ocupe ese tiempo que tiene libre haciendo algo bueno y que no se desvíe tomando otros caminos que no son productivos”.

Vanessa, que tiene a sus hermanas judocas, como la múltiple medallista internacional Carmen Chalá, cuenta que ellas han sido el impulso para tomar este importante paso. Por ahora los entrenamientos se realizan en el Parque Azaya. Para el 23 de octubre está prevista la apertura del Coliseo ubicado en las calles Latacunga y Macas (Ibarra). La labor de Vanessa es gratuita y está a disposición de los niños y jóvenes de la localidad, con edades comprendidas entre 5 a 18 años.

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0