Skip to content

NOTICIAS

TOKIO 2020

3

12

-

DIPLOMAS

6

Con un "ura mawashi", la poderosa patada con la que ha conquistado varios títulos internacionales, Valeria Echever sentenció el combate final de kumite +68 kg 4-3 ante la brasileña Brenda Padilha para hacerse del título panamericano. 

“Hasta ahora no reacciono de lo que ha sucedido, parece un sueño hecho realidad”, reconoció Valeria en una entrevista que le dio al Comité Olímpico Ecuatoriano en medio de sus trámites y papeleos para armar su nuevo viaje. “Cuando estaba en el podio tenía muchos sentimientos encontrados, era la emoción, un peso que se me había quitado de encima, porque el deportista siempre sufre ese estrés precompetitivo pero cuando ya se dan los resultados es como un alivio”. 

Luego de dos operaciones en la rodilla Valeria estuvo a punto de retirarse del karate. Aunque gracias a su equipo médico y de rehabilitación pudo superar la lesión, no lograba encontrar su nivel deportivo. En su retorno oficial al tatami quedó eliminada en las rondas preliminares del Preolímpico a Tokio y los Open de Egipto y Rusia. 

“Siento que hubo algo mágico, ya que psicológicamente venía muy cansada. Decidí irme 10 días a entrenar a Perú con Alexandra Grande, quien se ubicó quinta en Tokio 2020, es una gran amiga y muy buena atleta. Mi mamá me auspició ese viaje. Fueron diez días muy intensos, de doble jornada. Llegué al Panamericano y ya me sentía lista. Se puede decir que Uruguay ya fue una Vale diferente”.

Así superó a rivales de Chile, República Dominicana y Brasil, entre ellas la campeona de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Cuenta que una vez que conquistó el oro abrazó a su amiga y compañera de equipo Cristina Orbe, quien ha presenciado todo su proceso de recuperación, y luego llamó a sus padres.

“Mi primer mensaje fue a mis papás, esa medalla se la quise dedicar a ellos, porque fueron el soporte psicológico que yo necesitaba. Mi mamá estaba feliz, mi entrenador Luis Valdiviezo también estuvo pendiente”.

Echever reconoce que ellos han sido fundamentales en este largo proceso que la dejó fuera de los Juegos Panamericanos Lima 2019. “Cuando el deportista se lesiona muchas personas dejan de confiar y creer en ti, las expectativas para que yo saque una medalla de oro eran muy bajas… Pero dentro de las adversidades se saca siempre algo bueno y eso te va a ayudar para esforzarte por ti y para ti. Era un miedo a vencer conmigo misma, siento que todo lo malo que pudo haber pasado me sirvió para ser más fuerte tanto de corazón y psicológicamente, ver quienes creen en mí y me apoyan siempre”.

Este viernes tiene previsto viajar a Perú para entrenar nuevamente junto a Alexandra Grande rumbo al Campeonato Mundial de Karate en Dubái del 16 al 21 de noviembre. El próximo año sus objetivos son los Juegos Bolivarianos de Valledupar y los Suramericanos de Asunción, clasificatorios para los Panamericanos Santiago 2023, pues su meta es conquistar otra medalla panamericana como la alcanzada en Toronto 2015.

En el Panamericano en Uruguay, además de la medalla de oro de Valeria, Ecuador sumó cuatro bronces con Kevin Pazmiño, Anthony Intriago y los equipos de kumite femenino y masculino.

FOTOS RELACIONADAS

PATROCINADORES

0